jueves, 19 de septiembre de 2019

Larga vida al atún de lata



Cuando no sabemos que hacer de comer o no tenemos tiempo/ganas, lo normal es hacer pasta con tomate o abrir una lata de atún. Una lata de atún es un alimento nutritivo, fuente de proteínas, omega 3 y ese tipo de cosas, pero no hay nada más triste que sentarse a comer delante de una lata de atún, bueno, sí, sentarse a comer delante de una lata de sardinas. 

Nosotros hoy vamos a cambiar eso, vamos a quitarle la tristeza a la lata de atún, le vamos a dar color y alegría y vamos a ver varios platos que se pueden preparar de una forma fácil y sencilla con una lata de atún.


Poke de atún 



Instagram está lleno de fotos de esta ensalada hawaiana de pescado,última moda gastronómica, que me da que no tiene mucho que ver con la receta original. A pesar de todo, está francamente buena y es un plato muy completo. Lleva cereales, normalmente arroz, verdura, algas, frutos secos y pescado, aunque también se puede hacer con pollo o pavo. 

El Poke de nuestra foto tiene arroz cocido, una lata de atún, maíz dulce, tomatitos cherry, un puñado de rúcula, unas cuantas avellanas, cebolla roja y un poco de aguacate. Se puede sazonar como una ensalada normal o con un poco de salsa de soja o con cualquier otra salsa que os apetezca, ¡MENOS KETCHUP!


Ensalada de arroz



En casa esta es la receta tradicional de los domingos que no apetece guisar mucho. No tiene ninguna ciencia y está muy buena. Se cuece el arroz en abundante agua con sal. se escurre, se enfría y se añade una lata de atún, maíz dulce, una lata de aceitunas rellenas de anchoa, se sazona con sal ( si hace falta) y un poquito de pimienta ( si te gusta). ¡A comer!


Hamburguesas de atún



Las hamburguesas de atún son un poco más elaboradas y hay que usar la cocina y una sartén, pero tampoco es para tanto. Necesitamos los siguientes ingredientes:



. Una lata de atún bien escurrida

. Un huevo

. Arroz o patata cocida o harina
de garbanzo o pan rallado

. Ajo picadito

. Cebolla picadita

. Perejil picadito

. Sal (que se me olvidó poner en la foto) No mucha, que los ingredientes ya tienen

. Pimienta, si te gusta

. Un chorrito de limón, si no se lo pones no pasa nada, pero le da un toque, hazme caso.






Mezcla todos los ingredientes en un bowl, y aplástalos para crear una pasta




Añade el huevo, vuelve a mezclar


Forma hamburguesas con las manos engrasadas o con la ayuda de unas cucharas y fríelas en una sartén con aceite de oliva. Al sacarlas ponlas en un plato con un papel de cocina para absorber el exceso de grasa. Se acompañan de un poco de ensalada o patatas fritas o las dos cosas.



Pasta con atún y tomate



Para terminar, vamos a mezclar el atún de lata con la pasta con tomate y hacer un plato delicioso,
que podrás encontrar en este mismo blog, siguiendo el siguiente enlace.
http://ayudamamaa.blogspot.com/2015/03/pasta-con-atun-y-tomate.html




domingo, 22 de octubre de 2017

Huevos cocidos de codorniz




El pasado viernes 13 se celebró el día internacional del huevo. En Ayuda mamaa! hemos querido celebrarlo con esta receta de huevos de codorniz. Casi no se puede llamar receta por lo fácil que es. Los huevos de codorniz son pequeñitos, justo para un bocado y tienen unas cáscaras con motitas muy decorativas.

Ingredientes:

- Huevos de codorniz
- Agua suficiente para cubrirlos
- una pizca de sal
- Agua fría


Ponemos los huevos en un cazo, los cubrimos con agua y lo ponemos a hervir durante 3 minutos si queremos la yema blandita o 5 minutos si queremos huevos duros. Justo antes de que empiece a hervir se añade un poquito de sal y en cuanto acabe el tiempo de cocción los apartamos del fuego y los sumergimos en agua fría. De esta forma se corta la cocción y el choque térmico nos ayuda luego a pelarlos. Quedan estupendos en un bol como aperitivo.

domingo, 30 de octubre de 2016

Ensalada de peras, hinojo y rúcula




Ya ha llegado el otoño, aunque no lo parezca. Cómo hace mucho calor para platos más contundentes, hemos hecho esta ensalada otoñal a partir de la publicada en El Comidista (He cambiado o suprimido los ingredientes que no tenía). Se hace en un plis-plas y conseguimos una ensalada sofisticada, que está francamente buena.

Ingredientes:

1 pera
1 hinojo
Media cebolla roja
1 remolacha roja pequeña
1 puñado de rúcula
3 cucharadas de zumo de limón
1 cucharada de aceite
1 cucharada de miel
3 cucharadas de aceite
1 cucharada de vinagre
Un poquito de comino ( la receta original tenía alcaravea)
sal y pimienta.

Lo primero que hay que hacer es cortar el hinojo y la cebolla en láminas finitas. Ponemos las láminas en un recipiente y le añadimos el limón y el vinagre. Lo dejamos marinar unos 45 minutos.

Pasados los 45 minutos, cortamos la remolacha, cocida, en láminas finas y la ponemos en una fuente. Encima, ponemos el hinojo y la cebolla, la rúcula y las peras cortadas a lo largo.

Preparamos una vinagreta con el aceite, la miel, el comino, el jugo del marinado, sal y pimienta y se lo añadimos a la ensalada justo antes de servir.

La receta original lleva lascas de parmesano, que seguro que le dan un punto, pero así también está buenísima.


domingo, 18 de septiembre de 2016

Un vaso de leche...y a la cama



He vuelto. 

Y rizando el rizo de la simplicidad más absolutamente simple traigo una receta que soluciona un montón de problemas. Es simple (eso ya lo había dicho) barata, todo el mundo la tiene en la nevera,  y nutritiva. Estamos hablando de la leche. Un buen vaso de leche fría te refresca, calentita con un poco de cacao en las frías noches de invierno y se va uno a la cama tan a gusto. Poniendo un símil del mundo de la moda, la leche sería un fondo de nevera.

Ingredientes:

Un vaso o una taza (beber directamente de la botella es un poco guarrillo)
Leche, entera, semidesnatada, desnatada, sin lactosa, como quieras.


Se abre la botella o el tetrabrick. Se saca un vaso o una taza del armario ( que estén limpios) Se vierte la leche en el vaso o taza. Se puede calentar o tomar fría según el momento y acompañar de cereales o alguna galletita... Y a dormir.



domingo, 8 de marzo de 2015

Pasta con atún y tomate



Se puede hacer pasta sin salsa de tomate de bote, de verdad.
La pasta es el plato que todos hacemos cuando no sabemos que hacer, pero hay un enorme mundo "salseril" más allá de la salsa de tomate de bote. Y aquí traemos un buen ejemplo.

La pasta de la foto está hecha con bonito de lata, pero podéis ponerle atún fresco o salmón o podéis hacerlo aprovechando algún resto  ( que haya estado bien guardadito en la nevera y solo un par de días. Con el pescado no vale lo que decía aquel sobre la caducidad de los yogures)

Nos harán falta los siguientes ingredientes:

. Pasta, la que más os guste, o la que tengáis en casa
. 2 tomates
. 1 diente de ajo
. 1 lata de atún en aceite de oliva
. Un poquito de perejil
. Aceite


Mientras cocéis la pasta (Se pone bastante agua en una cazuela, se acerca al fuego y cuando hierve a borbotones se le echa una cucharadita de sal y luego la pasta y se deja cocer el tiempo que diga en el paquete) troceáis el par de tomates, peláis el diente de ajo y lo cortáis en láminas finitas. En una sartén se pone un poquito de aceite de oliva, cuando esté caliente se añaden las láminas de ajo. No hay que dejar que se doren, cuando estén un poco hechas se añade el tomate y se le da unas vueltas, le añadimos el atún o el salmón, dejamos al fuego flojito medio minuto y se aparta del fuego.

Cuando la pasta esté cocida se cuela, se escurre bien y se mezcla con el tomate, el ajo y el atún que teníamos en la sartén. Le ponemos un poco de perejil picado, o alcaparras, o aceitunas negras picaditas y a la mesa.

¡Ojo! Los tomates de la foto están crudos, pero la receta queda mucho mejor si se pasan un poco por la sartén. ( Los tomates guisados son muy poco fotogénicos)



domingo, 22 de febrero de 2015

Sopa de lentejas


Hace frío por esos europeos mundos de dios. Ya queda menos para la primavera, pero todavía estamos en invierno y da hasta susto mirar el termómetro por las mañanas, y por las tardes, y ya por las noches ni te cuento.

Cuando uno vuelve a casa después de un frío y duro día de trabajo y/o estudio, lo que más apetece es un buen plato de lentejas caseras, lentejas de mamá, pero ¿quién es el guapo o la guapa que se puede poner a cocinar algo tan complicado y que lleva tanto tiempo? Pues perdonad que os diga que estáis equivocados y que no hay nada más sencillo que hacer un delicioso plato de lentejas, no hace falta ni ponerlas en remojo. La cosa es como sigue:

Necesitamos los siguientes ingredientes, pero si no tenéis alguno no pasa nada, queda bueno igual. Bueno si no tenéis lentejas os va quedar una especie de sopa de verdura, que seguro que también está buena, pero ya nos alejamos bastante de la idea original.

Ingredientes:

. 250g de lentejas. (Si el paquete pesa un kilo, la mitad son 500g y la cuarta parte son 250g, que hay que explicároslo todo. De todas formas es algo aproximado)
. 2 dientes de ajo
. 1/2 cebolla o 1 puerro troceado
. 2 zanahorias troceadas
. Sal o un cubito de caldo
. Un chorrito de aceite de oliva
. Una cucharadita de pimentón
. Una hoja de laurel

También se le puede añadir, si tenéis, un pimiento rojo o verde, o un poco de calabaza.

En una cazuela ponemos todos los ingredientes y lo cubrimos de agua. Hay que poner suficiente agua, aproximadamente 1 litro. Se pone al fuego flojito aproximadamente 1 hora o hasta que estén las lentejas blanditas. ¡Y ya está! Esa es toda la complicación, es decir ninguna.
Si sobra algo, al día siguiente está mucho mejor. También se puede hacer más cantidad y guardarlo en la nevera para varios días.
No hay nada como el olorcillo de las lentejas al cocinarse


martes, 27 de enero de 2015

¡Hola!



Las razones por las que alguien empieza un blog son muy variadas. Yo, por ejemplo, antes tenía un blog (Bread & Oil) de cocina y fotografía que además escribía en inglés, porque me gusta cocinar ( me gusta más comer) me gusta la fotografía y estaba aprendiendo inglés ( sigo en ello como podréis comprobar si pincháis en la pestaña, primera a la derecha, que pone "in English" y que os llevará a la página paralela de ¡Ayuda, mamaa!, que lógicamente se llama: Help, Momm!)

La cosa es que ahora tengo un hijo de Erasmus por esos europeos mundos de dios y a eso de media tarde, que por esos europeos mundos de dios se cena temprano, el whatsapp se pone que echa humo:

- !Mama¡!Mama¡!Mama¡  ¿A la tortilla de patata se le pone patatas o qué?
- !Mama¡ ¿cómo hacemos una sopa?
- !Mama¡ Un filete que lleva mes y medio en la nevera, ¿Estará bueno?
... y así todas las tardes.

Total, que visto el panorama, he decidido reconducir mi actividad "blogueril" ( a ver cómo traduzco yo esto al English) y hacer un servicio a la sociedad en general y a los hijos independizados, semiindependizados y mediopensionistas y sus madres con whatsapp humeante, en particular, creando este blog, que como su nombre indica,  intenta ser una ayuda, una inspiración, para todos aquellos y aquellas que se sienten en una cocina cual pulpo en un garaje y se alimentan a base de precocinados, hamburguesas y otras guarrerías por el estilo o se dedican a alterar la paz materna y/o paterna a base de vespertinos whatsapps.

La foto que ilustra este primer post ( Qué fino ha quedado eso del post) podría ser un: "nos tiramos a la piscina bloguera en forma de tomate" o simplemente, que hice la foto,  me gustó y como esta foto no ilustra ninguna receta, me dije, o la pones ahora o la guardas en el disco duro para siempre. Y aquí está.

Por cierto, el blog se llama ¡Ayuda, mamaa! así con doble "a" más que nada porque ya hay otro blog que se llama Ayuda mamá, bien escrito, con las letras adecuadas y que se dedica a cuestiones de madres primerizas y problemas con los bebés. Pero aquí ya hace mucho tiempo que  pasamos esa etapa ( Sudores fríos recorren mi espalda solo de pensar que tuviera que pasar otra vez por ese trance. ¡Que ya estoy yo muy mayor!) y pensándolo bien, así queda mucho más propio, que es más un ¡Mámaa! ¿Sabes donde está mi mochila?, ¡Mámaa! ¿has visto mi camiseta verde?, ¡Mamaa!... y así hasta el infinito y más allaaaa!